Dolor de encías en bebés

Francisco María García 16 febrero, 2018
La irrupción de los dientes en los bebés suele originar una gran molestia para ellos. El dolor de encías se manifestará mediante llantos, así como síntomas visuales de inflamación y enrojecimiento. ¿Qué podemos hacer los padres?

Un proceso natural en el desarrollo infantil es la dentición. Sin embargo, la experiencia puede preocupar a los padres y el dolor de encías en bebés suele ser la causa. Afortunadamente, hay técnicas que disminuyen las molestias y que fácilmente se pueden aplicar en casa.

Desde que el niño está en el vientre de mamá, se inicia su formación dental; a menudo, el brote llega a los seis meses de nacidos y se extiende hasta los 28 meses. Cada niño es único, así que la etapa varía en cada caso. Incluso hay registros de pequeños que llegan al mundo con uno o varios dientes.

Regularmente las piezas dentales del centro son las primeros en salir. Comienzan las de abajo y luego las de arriba; aproximadamente a los diez meses asoman los incisivos laterales superiores, y tiempo después los inferiores.

Las muelas y colmillos hacen erupción entre los 14 y 18 meses de edad.

Síntomas frecuentes

Es importante vigilar el comportamiento de los pequeños. Dado que aún no desarrollan el habla, no saben cómo comunicar lo que sienten. Su humor suele cambiarles, y se vuelven quejumbrosos, molestos y llorones.

Hay que revisar la boca de los pequeños. El dolor de encías en bebés es ocasionado por la inflamación y enrojecimiento del área. Aun cuando no se ve el diente, la encía está hinchada. Igualmente, la saliva se produce en mayor cantidad.

Como les duele, muchos pequeños dejan de comer como acostumbran. Tampoco duermen bien; al estar en posición horizontal, los latidos de su corazón se notan con más fuerza, y ese pulso incrementa el sufrimiento. Por ello se le denomina “dolor pulsátil”.

El dolor de encías puede ser provocado por la dentición.

¿Cuándo visitar al médico?

Una temperatura elevada puede ser señal de infección. Además, las deposiciones líquidas pueden ser indicio de bacterias, virus o problemas estomacales. Tal vez el bebé se llevó algo sucio a la boca o se produjo una herida al morder; los padres deben estar atentos.

Si no se toman las medidas correctivas, el constante babeo puede irritar la barbilla y los carrillos. Como ingiere más baba de lo habitual, sus heces pueden mostrarse más suaves; estas afecciones son normales y pueden prevenirse.

¿Cómo aliviar el dolor de encías en bebés?

Poner algo frío en las encías es un remedio efectivo para aliviar el dolor. Para ello se puede tomar un vaso con agua helada, introducir un dedo y luego frotarlo por la zona. Si los bebés usan chupete, este se puede meter a la nevera y dárselo cuando esté frío.

En el mercado se comercializan objetos de goma con gel dentro que sirven para morder. Primero es necesario llevarlos al refrigerador para enfriarlos; no deben congelarse. La baja temperatura sirve para desinflamar y mermar el dolor.

Lo que comen también puede ayudar a los bebés. Preparar helados caseros de frutas sin azúcar o gelatina es una buena opción. Las manzanas en trozos, así como las peras, mangos, plátanos y papaya suelen ofrecer alivio.

El mejor remedio es el amor

Darle de comer o dormir al pequeño puede ser una labor difícil durante la dentición; utilizar una cucharilla de silicona para alimentarlo hará que le moleste menos. Además, antes de llevarlo a la cuna, se recomienda proporcionale un baño para relajarlo, siempre con el agua tibia.

Las lágrimas pueden ser una constante, porque es la forma del bebé de quejarse y expresar su dolor. Las expresiones de amor lograrán calmarlos; tomar a los bebés en brazos, cantarles y pasar tiempo con ellos hará que se relajen y paren en el llanto.

El dolor de encías es normal durante los primeros meses de vida del bebé.

¿Los fármacos ayudan?

La salida de los dientes puede prolongarse hasta por un año, al menos de los frontales; en ese lapso es cuando hay mayor dolor en las encías de los bebés. Si los padres notan que no hay mejoría usando las técnicas caseras, se puede recurrir al empleo de fármacos.  

Será el pediatra quien determine qué suministrar; lo más usual son analgésicos en gel, que se aplican directamente en la boca. Eso sí, no se indican en la lactancia, pues contienen anestésicos.

Igualmente, para el dolor de encías en bebés el especialista puede indicar la ingesta de ibuprofeno, acetaminofen o paracetamol. Sin embargo, está contraindicado darles de tomar o frotar el área con aspirina o benzocaína.

Cuidados preventivos

Los azúcares, chucherías y dulces refinados deben evitarse; la dieta debe contener vegetales, frutas, legumbres y proteínas; el calcio tampoco puede faltar.

En cuanto a la forma de los dientes, estos a menudo parecen torcidos. No hay que alarmarse por ello, generalmente se van arreglando al crecer.

Te puede gustar