Descubre la magia de Studio Ghibli

Maite Córdova · 2 octubre, 2017
Fuera de las grandes compañías del mundo occidental, existen otros gigantes del entretenimiento para todos los públicos. Específicamente en el Extremo Oriente, allí en la llamada tierra del sol naciente.

Una de las productoras de Japón más queridas por el público es Studio Ghibli. Una compañía cuyo aporte cultural ha trascendido a lo largo de varias generaciones gracias a su belleza artística y moral.

Por lo que respecta al ocio infantil, existen diversas propuestas audiovisuales interesantes, especialmente de parte de las productoras de animación. Tanto en la pantalla grande como en la chica, estamos acostumbrados a las compañías más sonadas en el mundo del entretenimiento: Disney, Pixar, Dreamworks o Warner Bros.

Studio Ghibli propone historias con un trasfondo rico en detalles. A través de la animación y la banda sonora, lleva al espectador por un viaje emocional que vale la pena compartir con los más pequeños.

Comprobaremos que más allá del entretenimiento, hay un mensaje subyacente de inmenso valor.

¿Por qué Ghibli?

Ghibli fue el nombre que decidió adquirir esta empresa porque se ajustaba perfectamente a su visión y misión. Ellos querían traer al mundo de la animación ”vientos de cambio” y, por ello, se inspiraron en el apodo de los aviones de exploración italianos que fueron al desierto del Sáhara durante la Segunda Guerra Mundial.

Por otra parte, Ghibli fue el nombre que le otorgó Hayan Miyazaki a partir del sustantivo italiano que denomina al viento cálido arenoso que sopla en el gran desierto del Sahara.

Por lo que se puede notar que, al igual que en sus múltiples propuestas, el nombre en sí de la compañía es una metáfora.

Studio Ghibli fue fundado el 15 de junio de 1985 tras el éxito de la primera película de Hayao Miyazaki (director y cofundador de Ghibli) titulada: Nausicäa del Valle del Viento.

Los valores de Studio Ghibli

Ghibli apuesta por historias que no solo pongan de manifiesto los valores positivos, sino que permitan al espectador crecer verdaderamente como individuos y abrazar la moraleja de la trama, a partir del inconsciente.

Se trata de deslizar con delicadeza al espectador hacia un mundo ficticio en el cual la humanidad de los personajes permite que el conjunto sea significativo.

Más allá de los clichés morales, estos personajes transmiten una historia llena de adversidades, pero también muestran cómo todas ellas tienen un lado brillante, aleccionador y enriquecedor.

Arrietty de Studio Ghibli

Las historias de Ghibli no se manejan en un plano superfluo y mucho menos dentro de lo predecible. Aunque parezcan simples a primera vista, están muy bien desarrolladas. Por ello, no encontraremos vacíos de guión, ni tampoco incoherencias en la trama.

Además, Ghibli deja un espacio considerable para la imaginación y la propia creatividad, para así romper esquemas a través de ella y ejercitar nuestro pensamiento lateral.

Por esta razón estas películas atraen tanto a los espectadores de todas las generaciones, porque les permite participar activamente y alejarse de la cultura del entretenimiento pasivo. En otras palabras, Ghibli eleva a su audiencia.

Valores más representativos

  • Amor.
  • Valentía.
  • Gratitud.
  • Respeto.
    • En especial, el respeto a la naturaleza.
  • Sacrificio (como expresión de madurez y crecimiento personal).
  • Benevolencia.
  • Generosidad.
  • Perseverancia.
  • Cooperación
    • Trabajo en equipo.
  • Así como la importancia de tener espíritu de superación y autodisciplina para lograr alcanzar nuestras metas.

La magia de la música

La banda sonora de las películas de Studio Ghibli es uno de los elementos más conmovedores con los que cuenta. Se trata de piezas armoniosas, delicadas e insertadas en el momento preciso de la trama, logrando así crear un hilo conductor perfecto.

Los genios musicales tras las obras de Studio Ghibli son principalmente Joe Hisaishi, Yuji Nomi y Michio Mamita, además de la labor de Cecile Corbel, la cantante, harpista y compositora de origen francés, mejor conocida por su obra musical celta, entre otros grandes.

Obras más populares y queridas por todos

  • Mi vecino Totoro (1988).
  • Kiki, la aprendiz de bruja (1989).
  • La princesa Mononoke (1997).
  • El viaje de Chihiro (2001).
  • El castillo ambulante (2004).
  • Arrietty y los diminutos (2010).
Las películas Ghibli tratan de sacar el lado más humano de las personas.

¡OJO! que no nos engañen las fechas de estreno que aparecen en el listado. Estas películas son ciertamente atemporales y el trabajo artístico está muy bien cuidado, así que no parecerá ”obsoleto” a la vista, aunque evidentemente sí es posible apreciar una evolución en cuanto a la técnica.

Por otra parte, hay otras películas de Studio Ghibli que merece la pena compartir con nuestros hijos y que no aparecen en esta lista. La más reciente se titula El recuerdo de Marnie (2014).

Te invitamos a que mires alguna de estas propuestas y pases un rato agradable. Recuerda, ¡la clave está en saber disfrutar!