Desayunos en el embarazo: cómo deben ser

Si quieres saber cómo optimizar los desayunos durante el embarazo, no puedes perderte lo que te vamos a contar a continuación sobre los nutrientes y los alimentos necesarios.
Desayunos en el embarazo: cómo deben ser
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 22 septiembre, 2022

Optimizar los desayunos en el embarazo será importante para satisfacer los requerimientos nutricionales y asegurar el buen desarrollo del feto. De lo contrario, podrían experimentarse alteraciones en la salud de la madre y en la del bebé que crece en su interior. Como norma general, siempre habrá que priorizar el consumo de alimentos frescos con alta densidad en cuanto a nutrientes.

Antes de comenzar, hay que destacar que la dieta de la mujer embarazada cuenta con una serie de restricciones. Por ejemplo, habrá que tener cuidado con los embutidos y con los alimentos de origen animal en crudo. Lo mejor es evitarlos completamente para no contraer ningún tipo de infección que pudiese generar consecuencias fatales.

¿Qué deben tener los desayunos en el embarazo?

En primer lugar, los desayunos en el embarazo han de contener suficientes proteínas. Estos nutrientes con determinantes para promocionar el crecimiento de los tejidos y para asegurar el desarrollo del feto. De hecho, los requerimientos se encuentran aumentados durante este periodo, tal como lo evidencia una investigación publicada en la revista Annals of Nutrition & Metabolism. En este sentido, será positivo aportar más de 1 gramo por kilo de peso al día.

Incluir huevos o lácteos en el desayuno durante la gestación es importante por su aporte de proteínas de alto valor biológico.

Incluir lácteos o huevos

Para satisfacer esta necesidad, lo mejor es incluir un lácteo o huevos en la primera comida del día. Ambos alimentos aportan proteínas de alto valor biológico con todos los aminoácidos esenciales en su interior. También, presentan una buena puntuación en cuanto a digestibilidad, por lo que será positiva su tasa de absorción. Así, será menos probable que se experimente un déficit con el paso de las semanas.

Asegurar la ingesta de fibra y carbohidratos

A la hora de elegir una fuente de carbohidratos, lo mejor es asegurar que estos sean complejos. Es ideal garantizar también una cantidad elevada de fibra. De este modo, se controlan las glucemias y se consigue estimular la motilidad intestinal para evitar la aparición del estreñimiento. Y es que dicha alteración es especialmente frecuente durante el embarazo y puede causar incomodidades importantes. Un estudio publicado en la BMJ Clinical Evidence lo confirma. Algunos alimentos que se pueden incluir son los siguientes:

  • Café.
  • Leche.
  • Jugo de naranja.
  • Avena.
  • Pan integral.
  • Plátano.
  • Kiwi.

La importancia de los vegetales en el desayuno

Los vegetales aportan una buena cantidad de micronutrientes y de antioxidantes, por lo que es bueno incluirlos en el desayuno durante el embarazo.

No se debe perder de vista la importancia de incluir también vegetales en el desayuno durante el embarazo. Estos alimentos son capaces de aportar una cantidad elevada de micronutrientes y de fitoquímicos con actividad antioxidante. También, consiguen neutralizar la formación de los radicales libres y su posterior acumulación en los tejidos del organismo. Gracias a ello, será menos probable que se sufran ineficiencias de tipo metabólico como la diabetes gestacional.

Este tipo de comestibles también cuenta con mucha fibra en su interior, por lo que conseguirá estimular el tránsito y servirá de sustrato energético para las bacterias que habitan en el tubo. Así, se evitan situaciones de disbiosis que puedan afectar el aprovechamiento de los nutrientes y al estado inflamatorio en el medio interno. También, síntomas como los gases, las diarreas o los dolores abdominales que pueden resultar realmente incómodos. 

Por lo tanto, un desayuno completo durante el embarazo debería de constar de lo siguiente:

  • Un lácteo o de huevo.
  • Un cereal, como por ejemplo la avena.
  • Una pieza de fruta.

Además, como elemento con alto contenido en grasa se puede elegir entre el aceite de oliva virgen extra o el aguacate. Incluso, los frutos secos supondrían una excelente alternativa. Estos también son capaces de aportar minerales esenciales como el selenio, el hierro y el zinc.

Plantea buenos desayunos en el embarazo

Como has podido comprobar, es fácil diseñar buenos desayunos en el embarazo que consigan cubrir los requerimientos de nutrientes esenciales para garantizar el buen desarrollo del feto. Lo que se debe evitar en este momento son los embutidos, algunos tipos de quesos elaborados a partir de leche sin pasteurizar y los alimentos de origen animal crudos, como el salmón ahumado. Así se previenen posibles intoxicaciones que puedan generar abortos espontáneos.

Para terminar, ten en cuenta que tampoco es positivo ingerir azúcares simples o grasas trans en ninguna de las comidas a lo largo del día. De lo contrario, podrían descontrolarse las glucemias y desarrollarse estados inflamatorios que terminasen con la génesis de patologías como la diabetes gestacional. Lo más adecuado será priorizar las grasas cis de buena calidad y los carbohidratos complejos. Si tienes más dudas, recuerda consultar con un especialista para recibir un plan personalizado y adaptado a las circunstancias.

Te podría interesar...
3 dudas frecuentes sobre la alimentación en el embarazo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
3 dudas frecuentes sobre la alimentación en el embarazo

En el embarazo se plantean una serie de dudas sobre alimentación frecuentes que vale la pena resolver para evitar errores.



  • Richter M, Baerlocher K, Bauer JM, et al. Revised Reference Values for the Intake of Protein. Ann Nutr Metab. 2019;74(3):242-250. doi:10.1159/000499374
  • Vazquez JC. Constipation, haemorrhoids, and heartburn in pregnancy. BMJ Clin Evid. 2010;2010:1411. Published 2010 Aug 3.