Curiosidades de las legumbres que no sabías

16 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Silvia Zaragoza
¿Sabías que los guisantes no se consideran una verdura? Descubre esta y otras curiosidades más sobre las legumbres.

Las legumbres son un alimento de origen vegetal cuyo impacto ambiental y coste económico es bajo. Además, es recomendable consumirlas en cualquier etapa de la vida y, al menos, 3 veces a la semana, debido a su alto valor nutricional. Por ésta razón, queremos desvelarte 5 curiosidades de las legumbres para incitarte a incluirlas en tu día a día.

Curiosidades sobre las legumbres que quizás no sabías

1. Disponen de un día internacional

Desde el año 2016, el 10 de febrero fue elegido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para celebrar el día internacional de las legumbres. El objetivo es promover su consumo entre la población, ya que apenas se cubren las recomendaciones y el descenso desde los años 80 ha sido considerable.

También se pretende concienciar acerca de su riqueza en nutrientes como proteínas, fibra, hidratos de carbono, magnesio, potasio y calcio. Y, además, son utilizadas en todo el mundo y se pueden preparar de mil maneras distintas.Legumbres en sacos.

2. Contienen proteínas de alto valor biológico, el debate eterno entre las curiosidades de las legumbres

Cuando se habla de que un alimento es de alto valor biológico, hace referencia a que aporta los nutrientes esenciales para el organismo. En este caso, hablamos de los aminoácidos que forman las cadenas proteicas. Y, aunque es cierto que las legumbres son carentes en metionina y cisteina, existen excepciones como los garbanzos, las alubias y la soja. En cambio, el resto de legumbres es necesario combinarlas, juntas o por separado, con algún cereal como el arroz, el mijo, etc.

Esto implica que el consumo de legumbres junto a carne, pescado o huevos en la misma comida está injustificado. De hecho, si hay algo que nos caracterizada es la ingesta excesiva de proteínas. Por ello, difícilmente tendrás un déficit proteico.

3. Los guisantes son legumbres a pesar de su color verde

Sí, como lo oyes. por mucho que los guisantes se parezcan a las verduras en nutrientes o lo digan los anuncios de congelados, son legumbres. Lo que marca la diferencia entre un grupo de alimentos y otros es cómo se encuentran en la naturaleza.

Así que, por un lado, una legumbre es un conjunto de semillas secas almacenadas en vainas que crecen bajo tierra. Por otro lado, las verduras son la parte comestible de las plantas de color verde, como las hojas y el tallo. Sin embargo, es buena idea ofrecerle un buen plato de guisantes a tus hijos para comer o cenar, pero no en lugar de las verduras.

4. Los cacahuetes también son legumbres, aunque te digan lo contrario, el TOP 1 de las curiosidades sobre las legumbres

Esta es la curiosidad que puede que más te sorprenda, ya que casi nadie se la ha planteado nunca. Igual que los guisantes, son semillas y se encuentran en una vaina cerrada. Y, sí hay algo más curioso, y es que, al comprar cualquier mix de frutos secos del supermercado, prácticamente ninguno suele contenerlos. Normalmente, llevan cacahuetes, semillas y maíz tostado a no ser que haya alguna pasa. Igualmente, la ración consumida como aperitivo es mínima.Legumbres en botes de cristal.

5. Son buenos para la microbiota a pesar del malestar que producen en ocasiones

Por último, son un grupo de alimentos ricos en fibra altamente fermentable. Es decir, alimentan a nuestras bacterias intestinales y favorecen la asimilación de nutrientes y el buen funcionamiento del sistema inmunitario. Asimismo, contribuyen a reducir el riesgo de estreñimiento, obesidad y cáncer de colon, entre otras patologías.

Llegados a este punto, podemos afirmar que incluirlas en el día a día es recomendable. Sin embargo, contienen galactanos, que son los responsables de los gases e hinchazón abdominal que, en ocasiones, nos provocan malestar. Lo que ocurre es que, al haber una alteración en esa microbiota o en la pared intestinal, son fermentados, y hacen que aparezcan dichos síntomas mencionados.

Por eso, el consejo es que, si te ocurre a menudo, optes por las legumbres peladas (las lentejas rojas ya lo están, por lo que te ahorras tiempo) y trituradas tras haber sido remojadas al menos 24 h antes. Incluso puedes añadir comino o anís en el agua de cocción.

Como has podido comprobar, las legumbres pueden incluirse en una alimentación saludable a pesar de que se menosprecie su valor. Además, si no te gusta alguna, prueba con otra, así como con diferentes preparaciones como ensaladas, untables, guisos, salteados, sopas, etc.

  • Naciones Unidas. Día Mundial de las Legumbres. Naciones. [Consultado el 3 de marzo de 2020] Disponible en: https://www.un.org/es/observances/world-pulses-day
  • FEN (Fundación Española de Nutrición) y AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición). Informe sobre legumbres, nutrición y salud.
  • Lucía Martínez Argüelles. Vegetarianos con ciencia. España, 1ªEd 2016. Ed. Arcopress.
  • Boletín Oficial del Estado. Decreto 2484/1967, de 21 de septiembre, por el que se aprueba el texto del Código Alimentario Español.
  • Cañellas, X; Sanchís, J; Aguado, X y Redondo, L. (2017). Alimentación prebiótica: para una microbiota intestinal sana. 1ªed. España: plataforma actual.