¿Cómo cuidar la piel de tu bebé?

Amanda · 28 diciembre, 2015

La piel de tu bebé es muy importante debido a su sensibilidad, además es el órgano más grande del cuerpo humano. Para garantizar un cuidado adecuado es preciso atender a los consejos de los especialistas y mamás que han conseguido superar con éxito esta labor.

Hay muchas maneras de cuidar su piel, pero lo principal es no exagerar en los cuidados, el baño o la cantidad de productos que utilizamos. Existen métodos que contribuyen a esta labor, que no solo consisten en bañar al bebé, sino que implican atención en otros procedimientos como el cambio de pañal y el tipo de ropa que le colocamos.

Consejos para cuidar la piel del bebé

Es recomendable que se elijan los materiales y productos indicados para niños, pues algunas veces es posible que hagamos todo bien, pero nos equivoquemos en la principal indicación. Si tienes dudas sobre la manera de proceder o la desconoces completamente, te ayudamos a mejorar tus habilidades con los siguientes consejos.

1.El baño es necesario pero no obligatorio

El momento del baño puede llegar a ser muy relajante para el bebé, pero también puede ser muy incómodo para este. Para favorecer el disfrute del baño es recomendable cuidar la temperatura del agua y para garantizar el cuidado de la piel, procuremos que no sea muy prolongado.

Baby Bath

En los primeros meses de vida, el bebé no debe bañarse a diario; pero muchas veces el sudor y los residuos de heces y orina, obligan a una limpieza más específica. Mantener al bebé limpio puede evitar irritaciones en la piel y que la piel no se reseque.

De igual manera, es aconsejable seleccionar jabones hipoalergénicos y que tanto la toalla que se usa para secarlo y la ropa que se le ponga, no hayan sido lavadas con detergentes o suavizantes. Tampoco es recomendable el uso de cremas corporales con olores fuertes o que no sean especiales para bebés, aunque el uso de estas y del talco es aconsejable en los cambios de pañal, no se debe exagerar.

En el momento del baño, se debe aprovechar para hacer la limpieza que no hemos hecho, sobre todo cuando cambiamos el pañal. Es aconsejable limpiar con agua y la ayuda de una toallita o esponja, cuidando de limpiar bien los pliegues de la piel y en especial el área genital, si es varón la higiene del pene tiene un método particular.

2. Cuidarlo del sol

Exponer al bebé al sol y otros factores ambientales como el frío o el viento, es recomendable para el niño. Sin embargo, estos agentes podrían afectar la piel del bebé; por eso la exposición al sol en los primeros meses no puede ser directa, es preciso proteger sus ojos y la piel, por eso no es aconsejable que reciba los rayos solares directamente.

El sol puede aportarle muchos beneficios, sobre todo porque es fuente de vitamina D, pero su exposición prolongada y directa es perjudicial para el ser humano. De igual manera, debemos proteger la piel de nuestro bebé en cuanto al frío o el viento, que puede causar irritaciones y resequedad.

3. Un elemento necesario, el pañal

fdde294c6feac6bd95482fbab77c6e48

Tal vez pensemos que es suficiente tener cubiertas las normas de higiene ante el cambio de pañal y cuidar al bebé de la humedad en el área genital. Sin embargo, es muy importante elegir el pañal correcto y no siempre lo hacemo. Por lo general nos preocupamos por el nivel de absorción, que es importante también, pero se debe estar atentos con los posibles rechazos que tenga la piel al pañal.

En este sentido, en algunas ocasiones el pañal puede causar irritaciones o alergias, que se deben a la composición de este. Es lógico que un pañal diseñado para bebés sea tolerable por estos, pero algunos niños no son resistentes; por tal razón es recomendable elegir aquellos en cuya composición predominan las fibras orgánicas.

En cuanto al cambio de pañal, es muy importante que nos preocupemos por cambiarlos inmediatamente y nos demos cuenta de que el bebé lo requiere, pues la mayoría de las veces las irritaciones se producen porque el niño pasa mucho tiempo en contacto con la orina y las heces.

Luego es preciso limpiar con cuidado el área genital, para ello es recomendable el uso de toallitas para bebés y tratar de eliminar todos los residuos que se pueda. Para complementar este proceso, algunas madres acostumbran aplicar cremas especiales y también talco.