¿Cuántas deposiciones debe hacer el recién nacido?

Naí Botello · 2 diciembre, 2018
Cuando llega un nuevo bebé a la familia, los padres siempre desean conocer todos los aspectos del comportamiento y la salud de su pequeño. Desde luego, eso también incluye saber cómo funciona su sistema digestivo.

Una de las preguntas más frecuentes que realizan los padres a los médicos pediatras es cuántas deposiciones debe hacer el recién nacido y cuáles serían las características de sus heces. Estas inquietudes son completamente normales, pues efectivamente, las primeras deposiciones de los niños suelen ser muy diferentes a lo que se podría esperar.

El meconio, por ejemplo, presenta una consistencia tan particular que puede crear confusión en los padres al ver esta primera evacuación del bebé. Si te preocupa la cantidad, la forma o el color de las deposiciones de tu pequeño, este artículo informativo te sacará de cualquier duda.

Características de las deposiciones del bebé

Lo primero que debes saber es que las deposiciones del bebé pueden ser muy diversas. Estas suelen variar según los días de nacido que tenga el pequeño, y también por el tipo de leche que consuma, ya sea materna o de fórmula.

La primera deposición del bebé recién nacido está compuesta por heces de color negro-verde muy oscuro, con una consistencia bastante pegajosa. Esto se debe a que están compuesta por células de la pared intestinal, bilis, mucosidad y líquido amniótico.

Aunque en apariencia pueda parecer que el bebé está enfermo, la verdad es que la aparición de esta deposición indica que los intestinos del niño están funcionando correctamente.

Primeros cambios notorios en las heces

En el tercer o cuarto día tras el nacimiento del bebé, y luego de ingerir leche, el color oscuro del meconio irá desapareciendo para dar pie a deposiciones de color marrón, o amarillo. Este cambio se da gracias a los efectos laxantes de la leche en el organismo del niño.

Las heces del bebé serán blandas y con un olor suave si toma leche materna; en el caso de que tome fórmula, presentará un olor más parecido al de las heces de los adultos, será más abundante y su tono se asemejará a un amarillo pálido.

Los cólicos del recién nacido generan mucho llanto en los pequeños.

Por otro lado, también se debe resaltar que el color, la cantidad y la pastosidad de las heces del niño van a cambiar si se introducen modificaciones en la dieta, como por ejemplo cuando se pasa de la leche materna a la de fórmula.

Cómo identificar si las deposiciones no son normales

Es importante que, desde las primeras deposiciones que realice el bebé, observes detalladamente los posibles cambios en el tono, el olor o la consistencia. Estos pueden ser unos valiosos indicadores para identificar cambios en las heces.

Existen ciertas manifestaciones que sin duda sí pueden dar una alerta de algo no anda bien:

  • Presencia de diarrea, la cual será excesivamente acuosa.
  • Las heces son expulsadas del cuerpo del bebé con mucha fuerza y este suele padecer de cólicos o gases.
  • Evacúa con más frecuencia de lo normal, según tu observación.

Más allá de estas señales, debes tener en cuenta que los niños que toman fórmula son más propensos a sufrir problemas estomacales por dos motivos. El primero es que están más expuestos a contaminarse por una mala higiene del biberón; segundo, por reacciones alérgicas a la leche. En ese caso, consulta de inmediato a tu médico.

No obstante, no solo puede ser anormal la presencia de cambios en las deposiciones. La ausencia de evacuaciones o el llamado estreñimiento también son causas de alarma. En estas circunstancias, observarás cómo su abdomen se torna duro o inflamado, llora y, de lograr defecar, las deposiciones serán pequeñas bolitas duras.

Cuántas deposiciones debe hacer el recién nacido

Una vez que identificas las características de las heces sanas de las anormales y cómo son sus alteraciones, la información inmediata que debes manejar es cuántas deposiciones debe hacer el recién nacido. En promedio, un bebé recién nacido defecará al menos tres o cuatro veces al día; eso va también de la mano con la cantidad de veces que ingiere su alimento.

Una de las principales señales de que es hora de cambiar la talla del pañal al bebé es que no ‘soporta’ los desechos del niño.

“Las heces del bebé serán blandas y con un olor suave si toma leche materna”

En el caso de los niños que tomen leche materna, las deposiciones serán más frecuentes que las de los niños que toman fórmula. Con estos últimos, la cantidad de evacuaciones podrá verse disminuida hasta incluso una al día.

Como dato final, debes saber que el ritmo biológico de tu bebé es único. Por lo tanto, si se alimenta bien, sus deposiciones tienen el color, el olor y la consistencia correcta y está siendo evaluado por su pediatra, no debes alarmarte si su ritmo cambia ligeramente un día o si no hace tanto popó como sus hermanos o primos.