¿Cuándo debe empezar a lavarse los dientes un niño?

Viviana Schafer · 21 noviembre, 2018
La salud dental de tu hijo a lo largo de su vida dependerá de los hábitos que le inculques desde la niñez. Por eso, es muy importante instaurar una higiene bucal adecuada a partir de los seis meses, que es cuando el niño puede empezar a lavarse los dientes.

Establecer una higiene bucal adecuada es de suma importancia, incluso antes de la erupción de los primeros dientes. Antes de que estos empiecen a crecer, es necesario comenzar a higienizar las encías, la lengua y el interior de la boca y las mejillas con un cepillo especial, una gasa o un algodón.

Cuando aún no erupcionan los dientes, suelen aparecer múltiples bacterias y hongos en la boca del niño. Por ese motivo, es imprescindible la higiene bucal con implementos distintos a un cepillo dental.

Los padres, quienes son responsables de mantener la higiene del niño, deben encargarse de lavarle los dientes hasta que adquiera las habilidades psicomotoras para realizarlo por sí mismo. Asimismo, es aconsejable la visita temprana al odontólogo para prevenir caries u otras patologías. 

Higiene bucal para que los niños tengan dientes sanos y fuertes

Lo más recomendable es que empieces a lavarle la boca desde los primeros días de vida de tu bebé. El primer paso es limpiarle las encías con una gasa húmeda o con una toallita.

Sé consciente de que el niño puede desarrollar una caries tan pronto como le salga un diente. A los seis meses es cuando salen de las encías los cuatro dientes delanteros, aunque a algunos niños no les sale su primer diente hasta los 12 o 14 meses.

Si tu hijo es menor de 3 años, comienza a cepillarle los dientes con suavidad ni bien le empiecen a salir. Puedes usar un cepillo de tamaño infantil y una cantidad de pasta con flúor no mayor a un grano de arroz.

Debes cepillarle los dientes dos veces al día, por la mañana y por la noche, o sigue las recomendaciones de tu dentista o de tu médico. Cuando el niño se esté lavando, asegúrate de que use la cantidad adecuada de pasta de dientes para su edad.

También se aconseja que, para proteger sus primeros dientes, se disminuya el consumo de azúcares. En ese sentido, es mejor que no dejes dormir nunca al niño con el biberón con leche o jugos azucarados, darle la comida en los brazos y no mojar el chupete en azúcar, miel o cualquier otro líquido dulce.

Para prevenir las caries, puedes cepillarle los dientes dos veces al día —después del desayuno y antes de acostarlo— ya desde el primer diente.

Tener útiles de aseo personal propios fomentan la independencia y la higiene en los niños.

“Sé consciente de que el niño puede desarrollar una caries tan pronto como le salga un diente”

Cuándo es necesario acudir al dentista y cómo cepillar los dientes

La creencia popular dice que la primera consulta de un niño al dentista debe ser a los dos años, cuando ya tenga todos los dientes temporales erupcionados. Sin embargo, las nuevas tendencias indican que la primera visita al dentista debe hacerse a los seis meses de vida, con el fin de prevenir y educar a los padres sobre la salud bucal de su hijo.

Con respecto a los primeros cuidados, es importante limpiarle la boca con una gasa a los pocos días de nacer. Asimismo, una vez que el niño tenga dos dientes que se toquen, debes comenzar a pasarle la seda dental a diario.

Se recomienda que, si el niño es menor de dos años, el cepillado se lo realicen sus padres, con una pasta de dientes con 1000 ppm —partes por millón— de flúor y utilizar la mínima cantidad de dentífrico posible hasta que aprendan a escupir. Las pastas con flúor previenen caries, pero pueden ocasionar intoxicación.

Conviene que su primer cepillo sea blando y mojado en agua, a no ser que el pediatra o el dentista indiquen poner una pequeña cantidad de pasta fluorada para prevenir las caries.

En caso de que el niño tenga entre 3 y 6 años, lo mejor es utilizar una pequeña cantidad de pasta fluorada del tamaño de un guisante. Supervisa a tu hijo cuando se cepille y evita que se trague la pasta de dientes.

Cuando todavía se encuentra en edad escolar, la limpieza de los dientes del infante la deben realizar los adultos. Una vez que el niño tenga más de 6 años, puede comenzar a lavarse los dientes solo, con supervisión de los adultos.

Problemas que pueden presentarse a la hora de lavarse los dientes

El principal problema radica en evaluar la presencia y eficacia del flúor de los dentífricos para prevenir la aparición de caries. Al mismo tiempo, se debe evitar que ingiera flúor porque aún no sabe escupir; se trata de una sustancia que puede producir fluorosis.

La primera visita al dentista puede marcar al infante para sus consultas futuras con todos los médicos.

Esta afección, que ataca al esmalte de los dientes y los tiñe de color marrón, es más frecuente durante el período de formación de los dientes. Por esa razón, hay quienes aconsejan no utilizar pasta de dientes hasta los dos años.

Sin embargo, también se considera que la prevención de las caries debe empezar a realizarse tan pronto como aparezcan los primeros dientes. Entonces, usar pasta de dientes en cantidades muy reducidas es casi una necesidad.

En definitiva, brindarle una buena salud bucal a tu hijo puede ayudar a proteger sus dientes en el futuro. La consulta con un profesional desde los primeros años de vida servirá de guía y, además, permitirá que el niño le pierda miedo al dentista.