¿Cuáles son los síntomas del parto?

Óscar Dorado · 28 febrero, 2018
Los síntomas del parto te indicarán cuando es el momento idóneo para acudir al hospital. Te contamos los más evidentes y a los que tendrás que prestar especial atención.

Cuando se acerca el momento de dar a luz, es normal que los nervios y la incomodidad se apoderen de ti. Por eso tener en cuenta los síntomas del parto es fundamental para la futura mamá.

¿Cuándo es el mejor momento para acudir al hospital?

La mayor preocupación es saber cuándo acudir al hospital para que el parto se lleve a cabo lo antes posible y sin sorpresas.

Eso sí, hay que tener presente que la fecha indicada por el médico siempre es una estimación.

Calcular cuando se producirá el nacimiento del bebé es algo realmente complicado, aunque los síntomas del parto te ayudarán a predecirlo.

Afortunadamente, la gran mayoría de las gestantes llegan al hospital en el momento oportuno.

Síntomas del parto

Es necesario que estés prevenida y que conozcas los síntomas del parto que indican que el pequeño está en camino.

En ocasiones, el instinto maternal pueda ayudar a que te anticipes a los hechos, a pesar de que no siempre es suficiente.

Los siguientes síntomas se suceden días antes del embarazo, añadiendo nuevos signos e intensificando los que ya te han acompañado durante este largo camino:

1.- Mejora de la respiración

Durante los meses de gestación, es posible que, en algunos momentos, tengas dificultades para respirar con normalidad.

Esto sucede porque el volumen de aire que inhalas en cada inspiración aumenta de forma considerable.

Es fundamental saber controlar la respiración en el parto.

En las semanas previas al parto, el bebé baja para encajarse en la pelvis. En esta nueva posición, el pequeño dejará de hacer presión sobre el diafragma.

Notarás un alivio del dolor y mayor facilidad para respirar.

2.- Frecuencia para ir al baño

Cuando el bebé se encaja en la pelvis provoca una presión en la vejiga. Este hecho producirá que acudas al baño con mayor frecuencia.

Además, durante el embarazo, las infecciones vaginales son habituales, por lo tanto, deberás prestar especial atención en las semanas previas al parto.

3.- Diarrea

Debido a los cambios hormonales previos al parto, los episodios de diarrea son constantes.

Para combatir esta alteración de las heces, tendrás que hidratarte bien. De esta manera, evitarás cualquier situación de deshidratación que pueda afectarte a ti y al bebé.

4.- Recarga de energía

Es posible que te sientas llena de energía y con la necesidad de llevar a cabo los preparativos para acoger la llegada del recién nacido, como por ejemplo tener limpia la casa.

A este hecho se lo conoce como el “instinto de la preparación del nido y consiste en tener todo listo para la llegada del pequeño.

5.- Calambres musculares

Los calambres musculares te han acompañado durante todas las fases del embarazo.

Son, sin lugar a duda, una de las molestias más agudas con la que has convivido a lo largo de estos meses.

En los días previos al parto, los espasmos musculares en las piernas, espalda y abdomen se multiplicarán debido a la deshidratación, al peso extra y al cambio en el flujo sanguíneo.

7.- Moléstias físicas

Como has podido comprobar, las molestias físicas también han estado presente durante la gestación, aunque se intensificarán durante la fase de la gestación.

En la última etapa, tendrás más dificultad para caminar. Se debe al tamaño de tu futuro hijo y, posiblemente, los dolores se extenderán a la zona abdominal, a la espalda y a los laterales del vientre.

8.- Contracciones

Las contracciones son uno de los síntomas más evidentes del parto. Se suceden durante diferentes momentos del embarazo y sirven para preparar a tu cuerpo para el nacimiento del bebé.

Es importante que identifiques qué contracciones son verdaderas y cuáles falsas, estas últimas más conocidas como Braxton Hicks.

En esta fase final, las contracciones suelen ser dolorosas y persistentes. Al principio son intermitentes, a pesar de que se acabaran produciendo con mayor frecuencia y consistencia.

Las revisiones y controles médicas durante el embarazo son de gran importancia para la salud de la madre y del bebé.

9.- Expulsión del tapón mucoso

Es la causa más común de hemorragia en las últimas etapas del embarazo y un signo de la inminencia del parto. Su expulsión se produce porque el cuello del útero comienza a dilatarse cuando se aproxima el momento del nacimiento.

El tapón mucoso actúa como barrera para proteger la cavidad uterina de bacterias, hongos o de cualquier tipo de germen.

10.- Rotura de aguas

La rotura del saco amniótico y posterior salida del líquido amniótico es uno de los síntomas reveladores de la llegada del bebé. Se trata de un proceso fisiológico y necesario para el nacimiento, que hace referencia a la rotura de la bolsa en la que se encuentra el feto.

Estos síntomas previos al parto te ayudarán a identificar el momento idóneo para acudir al centro médico. Si los tienes en cuenta, contribuirás a superar este momento único con mayor tranquilidad.