Consejos para empezar el cole sin lágrimas y “no morir” en el intento

Valeria · 31 agosto, 2016

Empezar el cole sin lágrimas y no morir en el intento es algo que toda familia desea. Es casi como un rito de paso tanto para el propio niño como para la familia, y que siempre nos produce cierto miedo, cierta ansiedad. No obstante, sobrevivir al primer día de escuela de nuestros hijos puede ser fácil si seguimos unos sencillos consejos.

Ahora bien, si pensamos en ello un momento, nos daremos cuenta de que este momento tan lleno de emociones y ansiedades en realidad no es más que un primer umbral. Nuestro niño, nuestra niña, se está haciendo mayor. Empezar infantil o primaria no es más que el principio de una gran aventura.

Porque no lo olvidemos, vendrán sin duda más días de lágrimas, pero sin duda, vendrán muchos más de sonrisas, descubrimientos y maravillosos instantes que recordar. La escuela es ese segundo círculo social de un niño después de la familia. Es pues necesario que seamos hábiles gestores en estos procesos para favorecer una buena integración. Debemos ofrecerles adecuadas estrategias para que aprendan a formar parte de estos entornos.

En “Eres mamá” queremos ofrecerte una serie de claves para que empezar la vuelta al cole no sea traumático, ni para ti ni para tus hijos. Lo creas o no, todos vamos a sobrevivir a este día.

Empezar el cole y no morir en el intento: consejos para tener éxito

Suele decirse que si un niño tiene ya experiencia en tema de guarderías no vive con tanto dramatismo el primer día de colegio. No obstante, tampoco debemos confiarnos. Cada situación es diferente y tampoco podemos prever lo que va a sentir nuestro hijo. Lo más adecuado es ir “preparando el terreno”.

empezar-el-cole-llorar

1. Concienciación: nos preparamos antes de que empiece el colegio

Lo más adecuado es ir preparando a nuestros hijos sobre este momento a lo largo de todo el verano. “Vamos a empezar el cole” o “ahora ya eres mayor” son palabras que nos van a venir muy bien.

  • Ir al cole supone crecer, y para que un niño se sienta un poco más mayor hay que integrarlo en cada paso de este ritual de entrada al colegio.
  • Deja que elija parte de su material escolar: carteras, estuches, fiambreras, libretas… Haz que sea parte de este proceso haciendo que tenga voz y voto.
  • A su vez, también es importante que el niño sepa más o menos lo que se va a encontrar. Procura tener conversaciones con él explicándole que va a tener la oportunidad de conocer a más niños. Que va a ir a aprender, que estará una serie de horas fuera de casa. Que jugará en un patio, que estará en un aula y que -si es el caso- comerá en un comedor con sus compañeros.
  • Atiende sus dudas y sus focos de preocupación.

Por encima de todo, procura que lo vea como algo interesante, algo que le va a gustar. Si percibe preocupación en ti se intensificará su ansiedad.

2. Atiende las emociones de tu hijo días antes de empezar el cole

Los niños suelen exteriorizar su emociones dos o tres días antes de empezar las clases. Hechos que deberían preocuparnos son sin duda el que no quiera comer o el que se orine por las noches en la cama.

niña-agarrada-de-la-mano-de-su-madre

  • Estos son sin duda factores más preocupantes que no debemos descuidar. Asimismo, si tienes otros hijos mayores en edad escolar y éstos, ironizan con el más pequeño asustándolo, es necesario que controlemos estas situaciones.
  • Normaliza, quita tensiones, procura que se sientan ilusionados. Si ven alegría en ti se contagiarán de tu entusiasmo.

3. El primer día de clase: lo que debes y no debes hacer

  • No acudas al colegio con el tiempo justo. Ello supondría dejar al niño de forma rápida y traumática.
  • Lo más adecuado es ir con antelación para que se familiarice junto a ti, del cole, las aulas, los compañeros, los maestros…
  • No lo dejes solo de forma inmediata en compañía de otros niños o en su aula con los maestros.
  • No le digas frases tan tajantes o cerradas como “no llores”, “tienes que portarte bien o mamá se enfadará”, “lo que tienes que hacer es hacer caso a tu maestra o te echarán del cole”…
mama con niño

  • Se trata más bien de quitar esa connotación negativa. Haz uso de la inteligencia emocional. “Mamá y papá saben que te lo vas a pasar bien y que vas a hacer muchos amigos.”, “No tengas miedo porque la maestra va a cuidar de ti, y tus compañeros también están tan nerviosos como tú”.
  • Otro aspecto a tener en cuenta es el factor tiempo. Los niños no lo controlan ni lo entienden. Ello supone que no debemos caer en el error de decirles “enseguida estarás en casa”, porque no es verdad. Para un niño lo más complejo de empezar el cole es la separación de nosotros, de lo que le es conocido, de lo que le aporta seguridad y afecto.
  • Lo más adecuado es decirles que cuando acabe la clase tú estarás ahí para recogerlo. No conviene darles falsas expectativas. Focaliza en tu hijo la figura del maestro, dile que lo van a cuidar, que lo van a querer y a atender.

4. Al primer día de cole le sigue un segundo que tampoco es fácil

A menudo se habla de lo complicado de empezar el cole hablando solo de ese primer día. No obstante, lo creamos o no el más complejo puede ser el segundo.

  • Una vez el niño conoce cómo son las rutinas del aula, es muy posible que nos diga a aquello de que “no quiere volver”. Hasta que nuestros hijos no entren en la dinámica cotidiana del colegio no ajustarán sus emociones.
  • Hay que tener paciencia y ante todo, seguir manteniendo una actitud positiva. No se trata solo de decirles “tú vas a ir quieras o no”. Debemos ser intuitivos, empáticos a la vez que originales.
  • Hazle ver que entiende qué siente, pero demuéstrale también que todos tenemos responsabilidades. Mamá y papá trabajan y él o ella debe ir al colegio.
empezar el cole

Por último y no menos importante, procura que descanse bien, que coma y que disfrute de sus instantes de ocio.