¿Cómo superar las crisis de pareja?

Fernando Clementin 28 abril, 2018
Ninguna pareja está exenta de tener discusiones. Sin embargo, las crisis no siempre arrojan resultados negativos: pueden signficar un nuevo desafío para fortalecer una relación destinada a prosperar.

Muchas otras situaciones de la vida pueden afectar el transcurso de una relación. Claro, también la ruptura puede darse por el desgaste que provoca el paso del tiempo. A continuación, nos detendremos a analizar cómo es posible superar las crisis de pareja, así como las causas que pueden provocarlas.

Cuando se inicia una relación, todo es maravilloso. Nos encanta cada detalle de la otra persona y disfrutamos cada segundo que pasamos juntos. Sin embargo, con el paso del tiempo, comenzamos a ver aspectos que antes no considerábamos. Ese es el desgaste natural por el que pasa cualquier pareja, por lo que no es alarmante.

Más adelante, con la convivencia, los hijos y otros tantos problemas de la vida adulta, pueden llegar momentos más complicados. Es en estos casos cuando debemos contar con las herramientas necesarias para superar las crisis de pareja.

Posibles causas de las crisis de pareja

Como apuntamos previamente, el paso del tiempo es el principal motivo de estos conflictos. Es un proceso natural: mientras pasan los años, perdemos el entusiasmo obnubilado por algo o alguien y comenzamos a ser más críticos y exigentes. Pasa no solo con las parejas, también con los amigos, los coches, las casas, la ropa; simplemente somos así.

Por otra parte, estos momentos difíciles de las relaciones también pueden darse cuando hay conflictos previos sin resolver, desinterés de una de las partes o problemas que involucran a otras personas.

No se trata de nada de otro mundo: la totalidad de las parejas del mundo han pasado por una crisis. De hecho, muchas veces superar las crisis de pareja permite hacer cambios que resultan positivos para la relación.

Las crisis de pareja no son nada de otro mundo; todas las atraviesan.

¿Cómo identificarla?

Las crisis en las parejas suelen dejar claras señales que se pueden detectar en la vida cotidiana. Algunas de ellas son:

  • Desmotivación para charlar o hacer cosas juntos.
  • Discusiones constantes y hasta a veces desmedidas.
  • Desconfianza, sensación de persecución mutua o de una parte a la otra.
  • Falta de deseo sexual y disminución de la intimidad.
  • Capacidad de observar solo defectos en el otro, lo que lleva a críticas destructivas e hirientes.

Cómo superar las crisis de pareja

Lógicamente, no se trata de un procedimiento mecánico con el que podemos arreglar cualquier problema. No obstante, las siguientes recomendaciones pueden ser de mucha ayuda a la hora de superar las crisis de pareja.

1. El diálogo como llave maestra

En primer lugar, por supuesto, es fundamental la intención de ambas partes de arribar a una solución. Si uno de los dos está decidido a terminar la relación, no habrá charla que pueda llegar a buen puerto.

Una vez cumplido este requisito, debemos proceder a expresar el punto de vista de cada uno con la mayor tranquilidad posible. Además, es necesario escuchar al otro y ponerse en su lugar; de nada sirve luchar por tener la razón.

Siempre que no haya terceros en discordia, las crisis de pareja son producto de fallos de ambas partes. Por lo tanto, es menester sentarse, dialogar y proponer qué puede hacerse para solventar los fallos. Ambas partes deben tener autocrítica y voluntad de ceder.

“En el amor hay algo de locura, pero a la vez en la locura hay siempre algo de razón”
—Friedrich Nietzsche—

2. Respetar el tiempo de cada uno

A menudo, las rupturas que se dan como producto de las crisis no son permanentes. Puede que uno de los dos simplemente necesite tiempo y espacio para clarificar su mente.

En esas situaciones, además de respetar y permitirle al otro este momento de reflexión, uno debe hacer lo mismo. Dedícate tiempo a ti mismo: ¿qué te gusta hacer? ¿Qué planes has pospuesto ultimamente que te gustaría empezar a concretar?

No se trata de distraernos para olvidarnos de los problemas; por el contrario, alejar la mente del foco de conflicto contribuirá enormemente a que los remordimientos se dispersen y las ideas positivas fluyan.

3. Decidir racionalmente

Si bien estar en pareja tiene mucho que ver con el amor y los sentimientos hacia la otra persona, también es necesario ser racional. Si hay cariño y afecto por el otro y verdaderamente se quiere tener una relación amorosa, cualquier conflicto es solucionable.

Sin embargo, si no es así, será perjudicial seguir en una relación luchando contra nosotros mismos y haciendo daño al otro.

Superar las crisis de pareja implica dejar de lado las conductas pasionales.

Por lo tanto, hay que poner este tema sobre la mesa y buscar consenso para que la pareja siga por el buen camino. Siempre has de recordar por qué te gustó esa persona desde el primer momento; rememoren y planifiquen actividades juntos, prevean el futuro que les gustaría tener y hasta dialoguen sobre la composición de su futura familia.

En definitiva, tal y como señalamos antes, no se trata de una técnica matemática. Por lo tanto, estos consejos pueden no aplicar a todas las parejas o situaciones.

Sin embargo, son reglas generales que suelen ser efectivas para superar las crisis de pareja. Se trata de un momento doloroso y en el que somos propensos a conductas pasionales; céntrate y define qué es lo mejor para el bien de todos.

Te puede gustar