¿Cómo se relacionan el microbioma intestinal y el autismo?

14 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Las personas con Trastorno del Espectro Autista a menudo también tienen alteración de su microbioma intestinal. Actualmente, estudios sugieren que, de lograr aliviar los problemas gastrointestinales, se podrían aliviar los síntomas de las personas afectadas.

Todos los mamíferos poseemos un órgano invisible que hasta muy recientemente la ciencia había obviado: el microbioma intestinal. Este órgano está constituido por una increíble variedad de microorganismos. Actualmente, aunque ya convencidos de que dependemos del buen funcionamiento de este órgano microbiano para sobrevivir, apenas comenzamos a comprender cómo este consorcio de microbios nos complementa.

¿Cómo trabaja el microbioma intestinal?

Muy seguramente, sabes que tienes microorganismos que viven en tu cuerpo. Sin embargo, es posible que ignores la magnitud de la población de estos inquilinos. Es fácil entender que la comunidad más densa y más diversa se encuentra en tu intestino. Sin embargo, cuando te enteras de que más de la mitad de la masa de tus heces corresponde a tu microbioma, es diferente, ¿verdad?

Son tantos tus microbios que tienen la potestad de completar el proceso de la digestión de los alimentos. Ese es un papel casi obvio, pero otras tareas pueden sorprender: tus microbios son pieza clave para que tu sistema inmune se desarrolle y también para mantener su capacidad de respuesta. Además, se ocupan de la regulación de nuestro metabolismo.Niño con Trastorno del Espectro Autista sin conocer la relación que hay entre el microbioma intestinal y el autismo.

¿Estos microbios y el cerebro se relacionan?

La respuesta es un rotundo sí. Hoy la ciencia ha demostrado que existe un eje microbiota-intestino-cerebro y que es una ruta bidireccional. Esto quiere decir que el estrés puede perturbar la composición de la microbiota intestinal y que, a su vez, el consorcio microbiano afecta el comportamiento del huésped.

Muchos de estos estudios se han realizado en ratones que han sido criados ‘libres de gérmenes’. En tales estudios se ha demostrado que, cuando falta la microbiota convencional, se afecta el comportamiento, la expresión génica en el cerebro y el desarrollo del sistema nervioso.

Otros tipos de estudios, haciendo uso de diferentes antimicrobianos y de los primeros trasplantes fecales, mostraron que diferencias en la composición del microbioma intestinal afectan el comportamiento. Además, que la ansiedad podría ser inducida o aliviada cuando se alteraba la composición del microbioma intestinal.

Hoy en día, se ha avanzado en este conocimiento a nivel molecular. Se conoce que la alteración del ecosistema microbiano puede inducir cambios específicos de neurotransmisore, y de sus receptores, incluida la serotonina.

¿Qué papel juega el microbioma intestinal en el autismo?

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) representa una alteración del desarrollo neurológico que se caracteriza por dos déficits principales: comunicación e interacción social deterioradas. El paciente muestra patrones restringidos y repetitivos de intereses, comportamientos o actividades. El TEA tiene una prevalencia de 2 a 20 casos por cada 1000 en todo el mundo.Niña con TEA trabajando con la logopeda.

Actualmente, los síntomas centrales del autismo no tienen un tratamiento aprobado. Las personas con TEA a menudo también tienen problemas gastrointestinales y alteración de su microbioma intestinal. En concordancia con este hallazgo, un número creciente de estudios ha encontrado evidencia que implica la alteración de la respuesta inmune y de mecanismos neuro-inflamatorios en pacientes con TEA.

Los problemas gastrointestinales que se ven asociados con la mayoría de los casos de autismo apoyan la idea que este trastorno tiene una base fisiológica. Se cree que, de lograr aliviar los problemas gastrointestinales, se podrían aliviar los síntomas al resaltar.

En un reciente estudio se demuestran efectos beneficiosos a largo plazo para niños diagnosticados con TEA. Esto se lleva a cabo a través de una revolucionaria técnica de trasplante fecal conocida como terapia de transferencia de microbiota.

La lactancia materna y la conformación del microbioma en el Trastorno del Espectro Autista

La lactancia materna es un factor determinante en la conformación del microbioma intestinal. Así, estudiar la lactancia en poblaciones con TEA es de interés. Un estudio del 2019 ha explorado la asociación entre el TEA, el inicio de la lactancia materna y los meses de duración. Hasta ahora, la lactancia prolongada se sugiere como protector ante el TEA, aunque se necesitan estudios adicionales.

  • Bray, N. (2019). The microbiota–gut–brain axis. Microbiota milestone. Nature Reviews Neuroscience. S22. https://www.nature.com/articles/d42859-019-00021-3
  • Akhondzadeh, S. (2019). Microbiota and Autism spectrum disorder. Avicenna journal of medical biotechnology, 11(2), 129.
  • Pulikkan J, Mazumder A, Grace T. (2019). Role of the gut microbiome in autism spectrum disorders. Adv Exp Med Biol. 1118:253-269. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30747427
  • Soke, G. N., Maenner, M., Windham, G., Moody, E., Kaczaniuk, J., DiGuiseppi, C., & Schieve, L. A. (2019). Association Between Breastfeeding Initiation and Duration and Autism Spectrum Disorder in Preschool Children Enrolled in the Study to Explore Early Development. Autism research: official journal of the International Society for Autism Research, 12(5), 816
  • Xu, M., Xu, X., Li, J., & Li, F. (2019). Association between gut microbiota and autism spectrum disorder: a systematic review and meta-analysis. Frontiers in psychiatry, 10, 473.
  • Soke, G. N., Maenner, M., Windham, G., Moody, E., Kaczaniuk, J., DiGuiseppi, C., & Schieve, L. A. (2019). Association Between Breastfeeding Initiation and Duration and Autism Spectrum Disorder in Preschool Children Enrolled in the Study to Explore Early Development. Autism research: official journal of the International Society for Autism Research, 12(5), 816.
  • Kang, D. W., Adams, J. B., Coleman, D. M., Pollard, E. L., Maldonado, J., McDonough-Means, S., ... & Krajmalnik-Brown, R. (2019). Long-term benefit of Microbiota Transfer Therapy on autism symptoms and gut microbiota. Scientific reports, 9(1), 5821.