Claves para enseñar a consumir menos a tu hijo

8 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
Consumir y comprar compulsivamente no nos hace felices, y menos aún nos permite cuidar el planeta. En este artículo puedes leer algunas claves para enseñar a consumir menos a tu hijo.

Las alertas se han encendido y es urgente que seamos conscientes de la necesidad imperiosa de cuidar nuestro planeta. Todos y cada uno de nosotros, con cada acto cotidiano, debemos responsabilizarnos con el cuidado del medio ambiente. Por lo tanto, debemos reducir el volumen de residuos o basura que generamos cada día y, para ello, no existe otra receta que consumir menos, mucho menos de lo que lo hacemos. Y, en este sentido, es fundamental enseñar a consumir menos a tu hijo.

Comprar menos, consumir menos

Vivimos en una sociedad de consumo constante en la que tenemos al alcance de nuestras manos muchísimos servicios para utilizar y productos para comprar. Lo cual no significa que todo ello sea necesario, ni para nuestra subsistencia ni para nuestro bienestar. Es decir, si nos ponemos a pensar en muchas de las ocasiones que compramos productos, fuera de lo estrictamente alimentario que responde a una necesidad, casi todo lo demás es por deseo.

Ropa, zapatos, electrónica, electrodomésticos, comida basura, muebles… Es interminable la lista de productos que compramos sin verdaderamente necesitarlos. Cada cosa nueva sustituye a una vieja que, tarde o temprano, se convierte en basura. Y es, precisamente, esta producción constante de productos que se convierten en basura rápidamente lo que está matando nuestro planeta.

Por lo tanto, como ciudadanos responsables, debemos frenar y reducir este ciclo que produce tanta contaminación. Para lo cual, esta bien reciclar la basura y los residuos, y reutilizar todo lo que podamos antes de tirarlo. Pero, principalmente, lo que debemos hacer es consumir menos y solo lo necesario.El reciclaje puede ayudarnos a la hora de enseñar a consumir menos a nuestros hijos.

Importancia de enseñar a consumir menos

Educar a nuestros hijos en un consumo consciente y responsable no es tarea fácil. Consumir menos es una forma de cuidar el medio ambiente, pero es también una filosofía de vida que los adultos podemos transmitirles a nuestros hijos, ya que debemos educarlos siendo conscientes de que lo material no nos proporciona felicidad.

Ahora bien, todo esto se se logra creando hábitos, día a día y desde tempranas edades. Para lo cual, es fundamental que tanto padres como educadores aúnen esfuerzos y se coordinen para lograrlo. Y, en este sentido, podemos considerar algunas claves que pueden ayudar para a enseñar a los hijos y alumnos a consumir menos.

«Calidad de vida no es sinónimo de nivel de consumo; consume menos, disfruta más».

Claves para enseñar a consumir menos a nuestro hijo

  • No derrochar, así no hay que comprar. Se trata de una afirmación muy simple, pero es una acción importante para reducir el consumo. Los hijos deben aprender a cuidar las cosas y no derrocharlas, como la comida o el agua.
  • Cuidar lo que tenemos. Cuidar la ropa, los juguetes, los útiles del colegio, los libros… Hacer un buen uso de los objetos de nuestro entorno es importante para que duren más tiempo y, así, no debamos reponerlos con regularidad.
  • Aprender a reparar lo que se nos estropea. En lugar de estar todo el día con el móvil, los hijos pueden aprender a coser un botón o a zurcir un calcetín. Como padres, podemos animarlos para que ellos aprendan a reparar sus juguetes, su bicicleta o su ropa.
  • Transmitirles el valor que tiene conseguir las cosas. Los hijos deben aprender a valorar el esfuerzo y trabajo de las personas que están por detrás de la producción de cada objeto o servicio que consumen. Así como aprender a valorar el trabajo de los propios padres, que es el que permite poder comprar cosas.Niña señalándole a su madre todas las cosas que quiere comprar debido al consumismo.
  • Educar en una conciencia crítica respecto de la publicidad. Lo que significa enseñar a nuestros hijos a no considerar como una verdad absoluta todo lo que ven en la televisión o por las redes sociales. Ellos deben comprender que la publicidad está para entretenernos, pero nunca para crearnos una necesidad y hacernos sentir mal.
  • Educar en una alimentación saludable. Comer más verduras y frutas, y alimentos más naturales y menos procesados es una forma de estar sanos y de generar menos residuos. Por lo tanto, nuestros hijos deben saber que mientras más procesada sea la comida que consumen, mayores residuos, sobre todo plástico, generamos.

La clave principal: hacernos muchas preguntas

En un mundo en el que parece que comprar es lo que da la felicidad, es una tarea compleja enseñar a nuestros hijos a consumir menos. Sin embargo, nos atreveríamos a decir que existe una clave principal en este sentido. Esa clave es enseñarles a nuestros hijos a restar importancia al consumo y, para ello, es bueno enseñarles a hacerse preguntas.

¿Realmente necesito esto? ¿Si me lo compran, lo usaré un rato y luego no me servirá? ¿Cuántos de esto o de aquello tengo? ¿Quiero seguir jugando en el campo y conociendo animales? ¿Si compro menos, cuido mi planeta? ¿Y si yo soy más especial porque no me dejo llevar por las modas y las compras? ¿Quién, dónde y cómo se fabrica esto que yo compro? ¿Esto me hace feliz o me da una alegría momentánea?

Debemos enseñar a nuestro hijo a cuestionarse las cosas y a darle importancia a otras que no sean las materiales. Como a divertirse, a compartir, a imaginar, a crear y a cuidar su casa y su planeta. Con lo cual, la clave está en enseñar a nuestros hijos a satisfacer necesidades, a estar bien y a ser felices, sin necesidad de consumir.