Avena: ¿es una buena opción para bebés y niños?

Te vamos a enseñar por qué la avena es una de las mejores opciones para los bebés y los niños y cómo incluirla en su dieta.
Avena: ¿es una buena opción para bebés y niños?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 21 julio, 2021.

Última actualización: 21 julio, 2021

La avena es uno de los cereales de mayor calidad que existen. Entre otras virtudes, este alimento cuenta con mucha fibra soluble en su interior, capaz de fermentar en el intestino y aportar grandes beneficios a nuestra microbiota. No solo resulta una excelente fuente de energía, sino que además ayuda a mejorar el funcionamiento del organismo en general.

Otra gran ventaja de la avena es que sufre pocas adulteraciones durante los procesos industriales. Lo más habitual es que se consuma como tal, aunque también es posible encontrarla en forma de harina o en algunos productos con azúcar añadida. Aún así, no se refina tanto como el trigo y esto le permite conservar la fibra.

¿Por qué la avena es una buena opción para bebés y niños?

Como norma general, podemos decir que la avena es una buena opción para bebés y para niños porque se compone de carbohidratos complejos, de alta calidad y de bajo índice glucémico. Estas sustancias pasan al torrente sanguíneo muy lentamente, por lo que no altera los niveles de glucosa en sangre (glucemia) de manera brusca.

De este modo, la avena protege a la salud metabólica a largo plazo. Por el contrario, el consumo de azúcares simples o de carbohidratos de alto índice glucémico se asocia a un mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 (Lean, 2016).

¿Cómo deben consumir avena los bebés y los niños?

Niña comiendo avena y fruta en la merienda.

La mejor forma de consumir avena es en copos, para aprovechar bien todas las características del cereal, incluida la fibra.

Ahora bien, el consumo de avena en copos puede resultar poco apropiado para los bebés, ya que tienen una capacidad de masticar limitada y pueden atragantarse fácilmente. Entonces, una buena opción es administrarla en forma de harina o triturada.

Gracias a la fibra soluble, cuando la avena llega al intestino del niño se fermenta y alimenta a la microbiota intestinal. De acuerdo con una investigación publicada en la revista The Journal of Nutritional Biochemistry, los betaglucanos de la avena promueven el crecimiento de estas bacterias y la formación de compuestos beneficiosos para nuestro organismo, como el butirato.

En el caso de los niños, los cereales en forma de copos son el modo de presentación mejor aceptado. A continuación te enseñaremos varias opciones para preparar la avena de tus hijos:

Papilla

Las papillas son una de las formas más tradicionales de consumir avena. Los copos o la harina del cereal se pueden añadir a cualquier papilla de frutas, para mejorar así la consistencia, la textura y el valor energético del preparado. Resulta una opción ideal para consumir antes de realizar actividad física.

Porridge

El porridge o gachas de avena es un método de preparación que se ha popularizado mucho en los últimos años. Consiste, básicamente, en una mezcla de avena con leche a la que se le puede agregar fruta fresca o frutos secos.

Al añadirse leche al preparado se agregan proteínas de alto valor biológico, lo cual mejora aún más la concentración de nutrientes.

Galletas

Las galletas de avena son uno de los postres preferidos de los niños, cuando se preparan correctamente. Puedes hacerlas solo con avena o agregarles banana, cacao o canela para saborizar. Esta es una forma distinta de consumir el cereal, pero que siempre resulta exitosa.

Tortitas

Una forma de preparar tortitas saludables es utilizando avena o harina de avena como ingrediente principal. Pero es necesario prestar especial atención al acompañamiento elegido. Las frutas frescas, los frutos secos o el queso de untar pueden ser buenas alternativas.

Debes evitar las cremas de cacao o los siropes con alto contenido en azúcares añadidos, ya que si los consumes frecuentemente puedes generar un cierto estrés del páncreas y aumentar el riesgo de enfermedad.

Alternativas saludables para meriendas geniales.

La avena, el mejor cereal para niños y bebés

Como has podido comprobar, la avena es el mejor cereal que existe para los niños y para los bebés. Por este motivo es recomendable incluirla en la dieta habitual.

Existen muchas formas de preparación, las cuales deberás elegir según las edades y las preferencias de tus hijos. Recuerda que los agregados deben ser alimentos verdaderos y de alto contenido en nutrientes. En lo posible, evitar los jarabes compuestos de azúcares simples y otros aditivos químicos.

En el caso de los niños celíacos, la avena no es una opción recomendada ya que porta una proteína llamada avenina, que es capaz de desencadenar los síntomas de la enfermedad. Por este motivo, es importante observar si el bebé manifiesta cualquier sintomatología luego de la ingesta del cereal y acudir al médico para ser evaluado.

Te podría interesar...
Cuándo es el mejor momento para dejar las papillas
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Cuándo es el mejor momento para dejar las papillas

¿Crees que ha llegado el momento para dejar las papillas? Resuelve todas tus dudas sobre cómo hacerlo sin problemas.



  • Lean ME, Te Morenga L. Sugar and Type 2 diabetes. Br Med Bull. 2016 Dec;120(1):43-53. doi: 10.1093/bmb/ldw037. Epub 2016 Oct 5. PMID: 27707695. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27707695/
  • Jayachandran M, Chen J, Chung SSM, Xu B. A critical review on the impacts of β-glucans on gut microbiota and human health. J Nutr Biochem. 2018 Nov;61:101-110. doi: 10.1016/j.jnutbio.2018.06.010. Epub 2018 Aug 10. PMID: 30196242. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30196242/