Anemia en el embarazo

Francisco María García · 6 noviembre, 2017
La anemia en el embarazo es una complicación causada por la disminución de hierro por debajo de los niveles normales en el organismo de la mujer.

La anemia en el embarazo es una complicación frecuente en las mujeres durante la gestación. Según las estadísticas, cerca del 95% de mujeres embarazadas se ven afectadas por esta situación.

La anemia se produce por una disminución del hierro por debajo de los niveles normales. El hierro es fundamental en el proceso de elaboración de la hemoglobina. Esta es una proteína presente en los glóbulos rojos que tiene la función de transportar el oxígeno a las otras células.

¿Qué sucede durante el embarazo?

En el momento del embarazo la mujer tiene un aumento del 50% de sangre en su organismo respecto a lo usual. Este hecho hace que la presencia de hierro en la sangre deba ser mayor, con el fin de producir más hemoglobina para esa sangre añadida.

¿Cómo reconocer la anemia en el embarazo?

Uno de los principales síntomas que produce la anemia en el embarazo es el cansancio. Otro común es la taquicardia. Se nota también palidez y fatiga en la mujer. Esto sucede porque existe menos cantidad de glóbulos rojos para el transporte de oxígeno y el corazón debe trabajar más.

El estrés en el embarazo puede deberse a muchas causas como las preocupaciones por cómo será el parto

Pero hay que tener en cuenta que existen anemias asintomáticas, sobre todo cuando son de carácter leve. Por tal motivo, los ginecólogos ordenan la realización de análisis de sangre durante la primera consulta prenatal. De este modo es posible detectar de manera fehaciente un posible caso de anemia. Además, la anemia no solo se desarrolla en el inicio de la gestación, por lo que se deben hacer más exámenes de sangre a lo largo del embarazo.

Causas

La anemia durante el embarazo tiene como causa más frecuente la falta de hierro en la sangre. Sin embargo, no es el único motivo. La ausencia de ingesta de ácido fólico es otro factor que influyente. De igual manera sucede con la falta de vitamina B12.

La pérdida de abundante sangre o padecer de anemia drepanocítica también son determinantes. Sin embargo, hay casos en los que la anemia real es inferior a lo que indican los análisis. Esto ocurre porque durante el embarazo también aumenta la presencia de otros líquidos en la sangre. Es lo que se conoce como hemodilución. Este fenómeno se caracteriza por una presencia de hierro y hemoglobina en cantidades suficientes, pero diluidas en otros líquidos de una manera superior a lo normal.

Tratamiento

Afortunadamente, la anemia en el embarazo puede tratarse. Se recomiendan dosis diarias de hierro de 30 mg. Esto significa un 30% más de lo que se prescribe de manera ordinaria.

“Si los análisis evidencian la presencia de anemia en el embarazo, los ginecólogos ordenan suplementos de entre 60 y 120 mg de hierro por día.”

Con el fin de poder absorber de mejor manera el hierro, se indica hacerlo con el estómago vacío. La toma de zumo de naranja ayudará con el proceso de absorción del hierro gracias a la presencia de vitamina C. Por el contrario, no se recomienda ingerir hierro con leche, pues el calcio no facilita su absorción.

La alimentación

Para prevenir la anemia en el embarazo se recomienda el consumo de alimentos que posean abundante hierro. En este caso, la carne roja es una excelente alternativa. En general, casi todo tipo de carnes serán de mucha utilidad. Los mariscos también pueden ser parte de una dieta adecuada en caso de anemia en el embarazo.

Procura que la carne siempre esté bien cocida y que no tenga un aspecto rosado ni tenga sangre.

Pero no solo las carnes son ricas en hierro. También las legumbres, las pasas y las patatas con piel son una buena fuente de hierro. De igual manera, los dátiles, el albaricoque y el tofu son una buena opción para incluir en una dieta que quiera elevar el hierro en el organismo. Lo mismo sucede con los frutos secos.

El pescado también es rico en hierro, pero debe ser consumido con sumo cuidado. La razón es que una intoxicación por pescado puede ser peligrosa para la futura madre.

Es importante evitar la anemia en el embarazo en previsión de un parto prematuro. Lo que ocurre normalmente es que, en caso de falta de hierro, el bebé lo toma de la madre. De este modo la madre puede quedar con un déficit de hierro.

Es necesario que se tome conciencia de la necesidad de prevenir la anemia en el embarazo, pues en caso contrario el recién nacido podría sufrirla también durante la infancia. Buena alimentación y constantes revisiones evitarán cualquier deficiencia de hierro y de cualquier otro nutriente vital para el desarrollo del futuro bebé.