Alergias e intolerancias alimenticias en niños, ¿cómo distinguirlas?

Amanda 17 noviembre, 2016

Los niños pueden sufrir alergias e intolerancias alimenticias que quizá todavía no distinguimos; las más frecuentes suelen estar relacionadas al consumo de lactosa o gluten, pero en general pueden ser provocadas por distintos grupos alimenticios. No siempre se trata de intolerancia o alergia, por eso los síntomas pueden confundirnos sin que podamos actuar con eficiencia en este asunto.

La reacción del niño cuando consume un alimento que le provoca alergia, puede ser muy similar a aquella cuando es intolerante; sin embargo, las consecuencias pueden ser muy diferentes. Según el criterio de los expertos, un niño que consume un alimento al cual es alérgico podría estar en grave peligro de muerte, no es así en el caso de la intolerancia, que apenas puede causar malestar.

En tal sentido, es muy importante aprender a distinguir si lo que sufre nuestro hijo es alergia o intolerancia, pues se trata de un riesgo muy serio. Los efectos adversos que provocan las alergias alimenticias aparecen en un rango de una hora y podrían afectar diferentes sistemas del organismo.

¿Cómo actúan las alergias e intolerancias alimenticias?

Cuando los alimentos que causan alergia llegan al organismo, este se defiende de manera anómala; para ello activa distintos mecanismos inmunológicos. Los anticuerpos, que han sido sensibilizados previamente por el alimento en cuestión, al reconocerlo nuevamente activan sistemas de defensa a base de sustancias químicas que provocan los síntomas observables.

Los principales órganos que presentan reacciones adversas son la piel, los sistemas cardiovascular, digestivo y respiratorio. Pese a la concreta manifestación del organismo, no hay razones lógicas para actuar de manera defensiva ante alimentos comunes, por lo tanto se le considera una reacción extraña.

En el caso de las intolerancias alimenticias, la respuesta del organismo podría ser similar a la que se percibe con las alergias; sin embargo, estas reacciones no están relacionadas con el sistema inmunológico. La intolerancia no es más que una alteración en el procesamiento de ciertos alimentos; es decir, hay una carencia de enzimas adecuadas para la digestión del alimento debido a sustancias que lo componen o han sido agregadas para su preparación.

Allergy food concept - bread, milk, fruits, nuts, eggs and beans on white background

¿Se pueden distinguir los síntomas?

Los síntomas de las intolerancias pueden ser muy diversos, todo va a depender del órgano afectado; pero por lo general se presenta en el sistema digestivo. En el caso de las alergias, las reacciones son extendidas y siempre son mucho más severas que aquellas producidas por las intolerancias.

No obstante, la gravedad de las reacciones puede variar dependiendo de la cantidad de alimento que consumen los niños. En tal sentido, podemos hablar de casos en los cuales un paciente alérgico o intolerante puede comer pocas cantidades del agente irritante sin tener mayor problema; también puede disminuir la gravedad cuando el grado de intolerancia no es tan alto.

Los principales síntomas varían de acuerdo al órgano afectado, siendo la anafilaxia la manifestación más grave que puede alcanzar una alergia alimenticia, en especial porque puede causar la muerte. En el caso de sufrir un shock anafiláctico, una persona está siendo atacada por la mayoría de los síntomas relacionados a la alergia en diferentes órganos y con gran intensidad.

Otros síntomas conocidos son.

  • Dificultad respiratoria, ahogo, tos o pitidos; al mismo tiempo se puede presentar dolor abdominal, diarrea, vómitos o nauseas
  • Algunas veces es posible que se presente pérdida de conocimiento, descenso en la presión arterial y mareos
  • Un síntoma muy visible y común son las reacciones cutáneas, a veces con presencia de angioedema y en ocasiones complicadas por medio de dermatitis atópica.
1b701cc82e184bf1ccfdbb5c496c33bd

La importancia del diagnóstico

Cuando se presentan los síntomas de intolerancia o alergia alimenticia, es muy importante someter al niño de inmediato a una evaluación que permita identificar cuál es la condición patológica de su organismo.

La intolerancia es fácil de reconocer por medio de análisis sanguíneos, sin embargo, en ocasiones es precisa la realización de estudios que permitan revelar si ha habido daño a los órganos implicados. Los estudios genéticos también contribuyen a identificar la propensión a intolerancia.

En el caso de las alergias alimenticias, el diagnostico requiere más trabajo, pues es necesaria una relación histórica que permita determinar que ha habido reacción luego de consumir cierto alimento. Una vez identificado el posible agente alérgeno, se procede a examinar la respuesta del organismo ante la preparación de estudios cutáneos, se prueba con el alimento determinado en diferentes presentaciones.

Para confirmar el diagnostico, a veces es requerida una prueba prolongada de exposición al alimento, esto debe ser realizado por los especialistas de manera controlada hasta poder confiar en la muestra. Los estudios han revelado que hasta el 90% de los casos de intolerancia pueden ser superados por medio de procedimientos que inducen al consumo de los alimentos por lo general exentos de la dieta.

 

Te puede gustar