El aburrimiento potencia la imaginación de los niños

María José 29 julio, 2016

Todo el mundo necesita aburrirse, tú también. El aburrimiento no es algo malo, lejos de lo que muchas personas creen que es. El aburrimiento nos ayuda a conectar con nosotros mismos, a conocernos mejor y a potenciar toda nuestra creatividad e imaginación en beneficio de nuestro entretenimiento. Pero en ocasiones cuando escuchas la frase: ‘Mamá, papá… estoy aburrido’, es posible que te haga sentir en un aprieto, pero no te sientas mal, porque en absoluto es algo negativo.

Hay padres que incluso piensan que son malos padres porque se sienten responsables del aburrimiento de sus hijos e intentan resolver ese ‘problema’ de forma inmediata. Respondemos al aburrimiento de los niños proporcionando entretenimiento tecnológico o con actividades estructuradas, pero la realidad es que esto puede llegar a ser contraproducente. Los niños tienen que encontrarse a ellos mismos y relacionarse con la vida: con tiempo no estructurado.

La importancia del juego no estructurado

Es muy importante el tiempo de juego no estructurado para un desarrollo saludable de los niños porque ofrece la oportunidad de explorar sus mundos, tanto el interno como el externo… y este es el comienzo de la creatividad. Es la forma en la que aprenden a interactuar con ellos y con el mundo, aprenden a imaginar, a inventar y sobre todo, a crear. 

El tiempo no estructurado también desafía a los niños a que sean capaces de explorar sus propias pasiones. Si los mantenemos ocupados con lecciones y actividades estructuradas, intentarán llenar su tiempo con entretenimiento con aparatos electrónicos, nunca aprenderán a responder a lo que su corazón les marca a cada momento. No escucharán las ganas de construir en el patio trasero de su casa, a montar una película con los amigos o a estudiar los errores que había en la acera como hacía Albert Einstein.

Niña sumida en el aburrimiento

Estas llamadas de nuestro corazón a la imaginación y a la creatividad son las que llevarán a los niños a sentir sus pasiones, a hacer que su vida tenga sentido… por eso es tan importante aburrirse en la infancia, porque es el momento de despertar todas esas pasiones. Solo cuando los niños dan rienda suelta a explorar el mundo y siguen sus intereses, será cuando realmente estén aprendiendo y potenciando su creatividad e imaginación.

Qué hacer si tu hijo te dice que está aburrido

Si tu hijo te dice que está aburrido, deberás dejar lo que estás haciendo y centrarte en tu hijo por lo menos, durante 5 minutos. Utiliza este tiempo para conectar con él, charlar, acurrucarte y prestarle toda tu atención. Así tu hijo podrá cargarse de energía positiva para poder volver a su camino con rapidez.

Si él no se pone a jugar quizá solo necesita un poco más de tiempo a tu lado. Cuando los niños lloran porque se aburren es porque no se saben enfocar y necesitan un tiempo de conexión más profunda contigo.

Ofrece tu ayuda para involucrarlo en lo que está haciendo, o toma un descanso de lo que estés haciendo y haz algo con tu hijo. Permite que sienta que estás a su lado, no solo para enseñarle, sino también para estar con él y pasar tiempo de calidad.

insipid-1269872_640

Una vez que estés seguro/a de que tu hijo/a puede seguir jugando por él mismo, podrás darle algunas ideas para que él haga o para que escoja y juegue por su cuenta. Es crucial que los niños tengan la  oportunidad de decidir por sí mismos cómo utilizar los tiempos no estructurados, que aprendan a manejarlos. Uno de los desafíos más grandes de los adultos es aprender a administrar bien nuestro tiempo… y el secreto está, en aprender a  aburrirnos con éxito en la infancia.

Te puede gustar