6 tipos de baberos para niños

Corina González · 16 enero, 2019
Una de las maneras más antiguas de prevenir que el pequeño se ensucie la ropa al comer o jugar con líquidos, es con el uso del babero.

Las madres siempre buscan artículos que les sean útiles para hacer frente a los desafíos del día a día con sus pequeños. En especial, nos referimos al cuidado de la ropa a la hora de comer. Por fortuna, en el mercado existen muchos tipos de baberos para niños. Son necesarios no solo en el momento de la alimentación, sino también en otras actividades.

Cuando el bebé comienza a llevarse todo a la boca, el uso del babero se hace indispensable. Actualmente, la creatividad se ha puesto en acción en este tema. Gracias a ello, los pequeños pueden aprender a comer por sí solos sin que suponga demasiado inconveniente. Estarán a la moda y cómodos al mismo tiempo.

Diferentes tipos de baberos para niños

Los baberos vienen en distintas presentaciones y en una gran variedad de materiales que se ajustarán a cada necesidad. Para seleccionar el adecuado, es importante que conozcamos la  utilidad de cada uno de los tipos que existen:

  • Baberos tradicionales

Este modelo es el más conocido en el mercado de accesorios para bebés. Consiste en una media luna con dos tiras en cada esquina de la parte superior, para atarlas al cuello del pequeño. Los hay de algodón o tela de toalla. Se los usa, sobre todo, para recoger la baba del niño.

Su tamaño puede variar. Lo importante es conseguir uno que cubra todo el pecho del niño. De esta manera, se evita que la baba lo moje y le dé frío al pequeño. También es utilizado para secar la boca cuando el bebé toma leche. Por lo general, son elaborados con materiales fáciles de lavar.

  • De tipo bandana

¿Qué puedo hacer si mi bebé no quiere comer?

Este tipo de babero es el más popular en estos tiempos. Es la versión actualizada del tradicional. Ellos simulan un pañuelo en el cuello y son especiales para atrapar la baba del bebé ya que esta queda alojada en los pliegues. Son llamativos. Generalmente, vienen en paquetes que traen varios de diferentes colores, para que el pequeño esté combinado y a la moda.

  • Para la comida

Estos baberos están diseñados para que se utilicen a la hora del almuerzo, merienda o cena del bebé. Generalmente, están fabricados con algún material fácil de limpiar, como plástico, silicona, neopreno o caucho. La mayoría trae un bolsillo donde se depositan los restos de alimentos que caen cuando el niño come.

Son ideales para cualquier tipo de actividad que genere desorden o que se tema puede ensuciar la ropa, como jugar con barro o hacer manualidades con témpera. Son de fácil limpieza y cuidado por la noblezade su material. Solo es necesario emplear un poco de agua y jabón, y secar al sol. Una vez hecho esto, estarán listos para la siguiente faena.

  • Con mangas

Son especiales para aquellos niños un poco más mayores, que comen ya solos. Cubren todo el torso del pequeño y evitan que se les manche la ropa. Son ideales también para los juegos con pintura. Este tipo de babero, por lo general, se encuentra elaborado en plástico, si bien los venden de otro tipo de materiales.

  • De tipo poncho

 

Estos son los más grandes que se consiguen en el mercado de los baberos. Ya pasan a la categoría de delantal o mandil. Se colocan por encima de la cabeza y son ideales para proteger toda la ropa, ya sea al comer, al pintar con las manos, ya sea cuando juegan con barro.

  • Baberos personalizados

Acá cobra vida la creatividad de la madre en querer confeccionar un babero único para su bebé. Muchas buscan diferentes materiales para ello, como telas cómodas, plásticas o tejidos a croché. Los decoran con infinidad de accesorios, tales como lentejuelas, pedrería, lazos, entre otros. Y, casi siempre le bordan el nombre del niño.

Por lo general, el modelo que se emplea es el tradicional de media luna, pero muchas madres se arriesgan a confeccionar y decorar uno de mangas o tipo poncho. Por cierto, cualquiera de ellos podría ser un excelente regalo para la llegada de un nuevo bebé; un detalle lindo, único y muy útil.

Gracias a todos los tipos de baberos para niños que existen, hoy en día las madres pueden cuidar de la ropa de sus pequeños con más facilidad y combinar a la moda estos artículos. Ellos nunca deben faltar adonde quiera que el bebé vaya. Además de ser lindos y llamativos, contribuyen al mantenimiento de la higiene. En pocas palabras, es una relación ganar-ganar.