6 consejos para la vuelta al cole de tu hijo - Eres Mamá

6 consejos para la vuelta al cole de tu hijo

niños yendo al cole

La vuelta al cole después de disfrutar de meses de vacaciones no es fácil para ningún niño. Volver a adaptarse al horario del colegio, asumir de nuevo las responsabilidades que asignan en clase y estudiar las nuevas asignaturas puede agobiar un poco a tu hijo.

Pero tranquila, no hay por qué preocuparse. El regreso al colegio es solo un proceso normal que al que tu hijo va a enfrentarse cada vez que se encuentre en un período vacacional, y al que se tendrá que acostumbrar.

Es fundamental que la familia entera se comprometa y se vaya preparando, no solo con la compra de útiles o ideas para los almuerzos, si no también mentalmente.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo con la vuelta al cole?

Son muchas las cosas que puedes hacer para ayudar a tu hijo en este momento y lograr que el regreso al colegio sea un momento de alegría y no de tristeza.

Retoma gradualmente el horario de clases

Madre ayudando a su hija con los deberes

Una de las cosas más complicadas para el niño a la hora de regresar al cole es retomar el horario que tenía antes de las vacaciones escolares.

Durante el verano, los niños pueden cambiar su hora de despertarse e ir a la cama, por lo que al volver a las clases el sueño es un factor que se debe tener muy en cuenta.

Para evitar que tu hijo vaya a clases con sueño o dormitando, lo mejor que puedes hacer es restablecer el horario una semana antes de que inicien las actividades escolares. De este modo, tu hijo estará mucho más activo desde el primer día de colegio.

Atiende a los temores de tu hijo

Muchos niños tienen ciertos recelos a la hora de volver al colegio. Podría haber algo que les causara temor o angustia. Si es así, es importante que te comuniques con el niño para que se sienta mucho más tranquilo.

Es muy importante no minimizar los miedos de tu hijo, simplemente escúchale y busca una forma de disipar cualquier sensación de estrés que tenga por regresar al colegio.

Si, por ejemplo, le da miedo no aprender con facilidad las operaciones matemáticas, convéncele de que tú lo vas a guiar. Son muchas las cosas divertidas que tiene la escuela y él debe saberlo.

Exalta lo bueno de regresar al colegio

Volver a clase tiene más cosas positivas que negativas. Tu hijo lo sabe, pero puede que necesite que se las recuerdes un poco.

Habla con el niño acerca de lo que más le gusta del colegio, sobre volver a ver los amigos, los profesores o los juegos. Anímale y déjale claro que este nuevo curso va a ser genial.

Además, aprenderá miles de cosas nuevas y tendrá la oportunidad de contarle a sus compañeros sus aventuras del verano. Puede que así, las próximas vacaciones puedan quedar juntos para jugar.

Permítele que escoja sus nuevos materiales escolares

Ninos pintando en el cole

La vuelta a la escuela es una de esas cosas que se deben planificar con tiempo. Comprar el material escolar, así como el uniforme que llevará al colegio, son responsabilidades que se asumen en vacaciones.

Sin embargo, es muy importante que dejes que tu hijo también participe contigo en estas tareas. De esta manera irá tomando conciencia del regreso a clase mientras se divierte escogiendo a su gusto.

Apóyale en las actividades asignadas

Es importante que estés muy pendiente de los nuevos conocimientos que tu hijo está adquiriendo en el colegio. Debes apoyarle con sus actividades y vigilar que cumpla con sus tareas.

Si el niño te comenta que le cuesta afrontar una asignatura más que otra, toma medidas. Puede que sea necesario sentarte con él a estudiar o quizás, apuntarle a clases particulares.

También es bueno contactar con sus profesores para que te informen de cualquier situación que ocurra en la escuela.

Un maestro  es una brujula que activa los imanes de la curiosidad, el conocimiento y la sabiduria en los alumnos

-Ever Garrison-

Metas para el año escolar

Aunque puede parecer ambicioso y exigente, establecer metas puede ser muy útil para tu hijo. Habla con él sobre las cosas que le gustaría lograr durante el año escolar.

Esta es una buena forma de explorar junto a tu hijo sus deseos y sentimientos y de establecer objetivos sanos, que no se basen en la competitividad.

.