4 pautas para mejorar la comunicación con tu hijo

Mariajose 31 enero, 2017

Si hay algo muy importante en todas las familias es la comunicación. Una familia sin comunicación es como una relación de pareja que no se cuida: no tendrá un buen final. Todas las relaciones humanas son como una planta a la que se debe cuidar: se necesita regarla y alimentarla para que crezca sana y fuerte. La comunicación en las relaciones es igual que el agua que necesita una planta: imprescindible.

La comunicación con tu hijo es importante cuidarla, pero no cuando se es adolescente, sino desde el momento en que tu hijo tiene la capacidad de escucha en el vientre materno. Si esperas a que tu hijo sea adolescente para cuidar la comunicación con él/ella, entonces lamentamos decirte que será un trabajo muy difícil y posiblemente el vínculo afectivo ya esté bastante dañado.

Pero no tienes que esperar a eso, ni mucho menos. Desde que tu hijo está en tu vientre deberás empezar a comunicarte con él y antes de que empiece a hablar también. Después, cuando ya tenga el uso de la palabra dominado, la comunicación con tu hijo/a es fundamental para que sepa que estarás a su lado siempre, escuchándole y apoyándole en todo lo que necesite.

Pautas para mejorar la comunicación con tu hijo

Permite tiempo de espera

La mayoría de las personas se impacientan cuando a alguien le cuesta acabar una frase y normalmente se les interrumpe y se acaba la frase antes de que lo haga la otra persona. Esto no está bien, además de que es una falta de respeto puede ser realmente frustrante, sobre todo para aquellas personas con problemas de habla o para los niños que están empezando a adquirir las habilidades del lenguaje.

En este sentido, para empezar a mejorar la comunicación con tu hijo desde pequeño, y también cuando sea más mayor, es necesario que esperes entre 5 y 10 segundos para que tu hijo responda. Dale el tiempo suficiente para que pueda procesar lo que quiere decir. Esto también puede ayudar a prevenir o disminuir el tartamudeo en algunos niños y además, se sentirán escuchados y respetados, ¡fundamental para una buena comunicación!

728px-punish-a-child-step-1-version-2

Permite su derecho a expresarse

Si quieres que tu hijo cuando se adolescente te pueda expresar cómo se siente o que te cuente en plena confianza si le sucede algo para que puedas echarle una mano, es necesario que trabajes desde que son pequeños su derecho a expresarse. No le anules emocionalmente y recuerda que tu hijo tiene pleno derecho a explicar y verbalizar las emociones que siente (además de que es necesario que aprenda a hacerlo).

Es importante aprender a hablar con tus hijos como si fuese adultos pero sin olvidar que son niños. Hablar con tus hijos como si fuesen adultos no significa que debas usar un vocabulario de adulto o darles información que no sean capaces de entender por falta de madurez, no tiene nada que ver. Significa esperar turnos para hablar, tener contacto visual y dar valor a cada una de las palabras que te dicen.

Sé un buen modelo de comunicación

Si quieres que tus hijos aprendan a comunicarse contigo resulta esencial que seas un buen ejemplo. Si lo eres, les estarás enseñando en tu día a día la importancia de comunicarse en familia y de la confianza que os debéis. Pero además, también será muy importante que seas un buen modelo del habla, es decir, un buen modelo que refleje buenas habilidades del lenguaje y de comunicación.

Demostrar que tienes las habilidades necesarias para hacerte entender desde la empatía y la asertividad. Habla con tus hijos cada día, aprovecha cada momento para interesarte sobre sus vidas, sobre sus intereses, cuéntale también cosas de vuestras vidas para que se den cuenta que también confías en ellos para contarles algunas cosas. Disfruta siempre que estés hablando con tus hijos.

c92800feb43915304f7d4ff405e31cf7

Fomenta la educación emocional

Ayuda a tus hijos a que sean capaces de encontrar las palabras adecuadas a lo que quieren decir. No te centres tanto en lo académico y céntrate más en la parte emocional de la vida de tus hijos. Aprender los conceptos académicos es importante, pero aún lo es más que se sientan respetados y valorados por sus padres y que sepan que el esfuerzo es lo que realmente tiene importancia.

Los problemas se resuelven mejor cuando hay confianza suficiente para la comunicación y para que de este modo, se puedan encontrar las soluciones juntos. Hazles preguntas a tus hijos diarias sobre sus vidas y permite que te cuenten aquello que necesitan decirte. El amor que le muestres está detrás del interés que sientes hacia ellos. Trabaja con educación emocional para que sean capaces de poner palabras a lo que sienten con empatía y asertividad.

Te puede gustar