3 claves para no sobrecargar la mochila

Francisco María García · 20 septiembre, 2018
Con la vuelta al colegio de nuestros hijos, retomamos las mismas dudas y preguntas de años anteriores. ¿Qué cantidad de cosas deben llevar en sus mochilas? ¿Será perjudicial para sus espaldas?

El tema de la carga de las mochilas de los niños y jóvenes es un tema recurrente en el ámbito escolar. Para no sobrecargar la mochila y evitar el exceso de peso y de esfuerzo muscular, es sumamente importante tener en cuenta el tipo de mochila que se utiliza y la cantidad de peso que va a cargar.

Sobrecargar la mochila: aspectos importantes a tener en cuenta

Llega el comienzo de clases y, con ello, el exceso de peso que los niños portan en sus mochilas. Esta es una preocupación a nivel general, tanto de padres como médicos y maestros, ya que puede ser perjudicial para la salud de los niños.

Por tal razón, es muy importante controlar la cantidad de peso que los niños llevan a diario a la escuela.

En este punto, hay que destacar que el peso total de la mochila del niño no debe exceder el 10% de su peso corporal; los hombros de los pequeños no están especialmente preparados para soportar cargas mayores. Si se sobrecarga la mochila, se puede producir mucho dolor y tensión muscular, como también posibles lesiones.

Lo recomendable es evaluar el peso a la hora de elegir qué tipo de mochila portará el niño. Hay que optar por la más adecuada, que contenga un refuerzo en la zona lumbar y tirantes anchos, principalmente.

El Ministerio de Salud recomienda que, a la hora de elegir la mochila, es importante que esta tenga una estructura cercana a la espalda y en vertical. Además, es igual de importante distribuir el peso de manera equilibrada dentro de ella para evitar fatigarse de un solo lado.

Claves para no sobrecargar la mochila

En el momento de prevenir posibles lesiones o dolores al niño, es importante tener en cuenta algunas claves o consejos para escoger adecuadamente y no sobrecargar la mochila de manera excesiva. A continuación, veremos algunas pautas que ayudarán a resolver está polémica de cada año.

Los padres deben asegurarse de no sobrecargar la mochila del colegio de sus hijos.

Elección de la mochila adecuada

Como vemos, elegir bien la mochila adecuada es fundamental para evitar lesiones en los niños. Para ello, hay algunas características importantes que estas deben tener.

Entre ellas, puede decirse que la mochila escolar debería tener hombreras anchas y ajustables. A su vez, los tirantes de la mochila tienen que tener al menos 4 centímetros de ancho y estar bien acolchados.

Con el fin de evitar un exceso de carga en el cuello y los hombros de los niños, la mochila no debería salir del ancho de su espalda. También es importante que lleven una postura correcta, en la que la parte superior de la mochila termine en el cuello del pequeño, a la altura de sus hombros.

Para una mejor sujeción al cuerpo del pequeño, la mochila tiene que contar con un ajuste en la zona dorsal; esto ofrecerá un mejor soporte.

“A la hora de elegir la mochila, es importante que esta tenga una estructura cercana a la espalda y en vertical. Además, es igual de importante distribuir el peso de manera equilibrada dentro de ella”

Manera de utilizar la mochila

Aunque este punto parece un poco obvio, en realidad es tan importante como el resto. Particularmente, se hace hincapié en cómo utilizar la mochila, ya que muchos niños se la cuelgan de un solo tirante.

Es fundamental saber que la mochila debe llevarse siempre colgada de los dos tirantes y ubicada sobre la zona dorsal. De esta forma, el peso estará bien distribuido sobre toda la espalda del niño y no provocará esfuerzos mayores de un lado o de otro.

No sobrecargar la mochila es un aspecto esencial para cuidar la salud de los infantes.

Armado de la mochila y cantidad de peso recomendado

A la hora de llenar la mochila, es importante colocar las cosas que más peso tengan en la zona que más en contacto con la espalda va a estar. Además, se sugiere que los niños lleven en la mochila los libros indispensables para cada clase, para no sobrecargar la mochila y producir lesiones.

Si bien no está estipulado qué peso se considera excesivo, se considera que el peso de la mochila del niño no debe exceder el 10% de su propio peso corporal. Este dato da una pauta de cuánto peso puede cargar.

Conforme todo lo anterior, la mochila vacía no debe pesar más de 1,2 kilos. Este parámetro ofrece un margen más que suficiente para llenarla con libros, útiles escolares, cuadernos.

En conclusión, es necesario que los padres se involucren en la elección de la mochila para los niños y la manera de llenarla a diario. Se trata de evitar sobrecargas que puedan ser perjudiciales para la salud.